Defendamos las lomas

Como en este caso barranquino (Mirko Lauer)

Poema donde el autor "comenta la posibilidad de una película de 12 minutos y un maquillaje barroco sobre personajes de 'La casa de cartón'".

Publicado: 2018-11-27

6 

Por Mirko Lauer

El relato filmado llega porque solo está compuesto de las apariciones neutras de        personajes,
delante de un verdadera pantalla vacía que es Barranco, 
un panteón de estuco al que ha obsesionado por la supervivencia
por todas partes una crema de maquillaje que mezcla todas las 
obscenidades de la presión, 
que hacen la gesticulación innecesaria: 1916-1927, 

Barranco público duro año fiscal 1995 despojado de sus cervezas heladas,
de su mala comida y de sus helechos gigantes, 
frente a una cámara enviciada, como me dijo Luis Peirano, 
por la delectación morosa y, para quien se interese, 
el tiempo necesario para precipitarse por esa pendiente de erotismo mecánico. 
Digamos unos diez o doce minutos 
(quizás demasiado tiempo para un ojo cautivo en la oscuridad).  

El guión fílmico no hace sino rescatar enmascaradas,
las caras que no son detalladas en el texto literario, 
y hurgar en los detalles que el autor-a, 
ya entonces en avanzado estado de muñeca sexual, 
ha improvisado, intentando presentar al brillante monstruo adolescente 
que es ese autor-b de la falsa novela 
a través de los incomodados poros de los actores inmóviles de este año, 
que yo convertiría en esclavos sexuales absolutos de la filmación, o mejor, 
en siervos sensuales de la maquilladora maquisapa.  

En el lapso del minuto que le corresponde cada rostro debe ir y venir entre la                  exaltación
y el hartazgo del espectador que tiene que haber visto algo parecido muchas                  veces 
en alguna otra parte, como en un cine club, o un urinario, o una reunión familiar, pero que al mismo tiempo sabe que hay algo singalés o perverso en untarse colores y formas para algo que no sea propiamente la actuación; por ejemplo, como en este caso barranquino
donde se trata de lograr los beneficios del plural mayestático
para unos cuantos giros sublimes del autor (muerto closet adentro en 1975) 
destinados a perderse en el páramo de las interpretaciones sin malicia,
en cuanto la visión del cineasta irresponsable los lleva al choque con la mirada. 
Interesa lo que hace el color, sí, pero más interesa lo que hacen 
la ambigüedad, lo intercambiable, lo familiar, lo anti-numismático 
- dos monedas de una misma cara sin cepa ni canto - 
de las escamas, las ojeras, las humectaciones y las mataduras, 
las suavidades, las arrugas, las costras y las ulceraciones. 

Interesan luego todos aquellos añadidos que puede soportar un rostro
y que son los que saturan de posibilidades 
el espacio sin salidas de lo afectivo 
amarrado por lo social. Pero el libro solo tiene 120 páginas
en las más generosas ediciones.  

_______________________

Este poema fue publicado originalmente en Tropical Cantante (El Virrey, 2000), agradecemos a su autor Mirko Lauer la autorización para publicarlo aquí. 






Escrito por

Isegoria

Sobre la vigencia de autores y obras, y su valor público.


Publicado en

Barranco de cartón

Sobre Martín Adán y su valor público.